ANNUNCIO

Campaña busca concienciar sobre la criminalización de latinos

Ruth E. Hernández Beltrán / EFE News

La organización de derechos civiles Latino Justice en Nueva York lanzó una campaña que busca que los hispanos participen en el debate nacional sobre el impacto en esta comunidad del sistema de justicia criminal de EE.UU, el país que más personas encarcela per cápita, en su mayoría latinos y afroamericanos.

“Descolonizando la Justicia” es una serie de siete documentales, el principal de éstos “Bad Hombres”, -como se refirió durante su campaña electoral el ahora presidente Donald Trump a los mexicanos- que hace un recorrido por la historia para mostrar cómo el sistema de justicia ha criminalizado a ese grupo, que fueron incluso linchados a mediados de la década de 1800 luego de que México cediera parte de su territorio a EE.UU.

También a otros latinos con diversas políticas e iniciativas como la guerra contra las drogas iniciada en la década de 1970 y la implantación de medidas punitivas como las Leyes Rockefeller en Nueva York con penas de 15 a 25 años por una mínima posesión de dos o más onzas de droga.

“Bad Hombres” expone un sistema que asocia el crimen con la identidad latina y explica cómo los hispanos se han convertido en la minoría de más rápido crecimiento en el sistema penitenciario de este país, de acuerdo con Latino Justice. 

La serie la componen además otros cortometrajes documentales sobre perfil racial, estigma, pandillas, deportaciones o brutalidad policíaca, entre otros, en los que se entrevista a afectados, a historiadores, psiquiatras o sociólogos.

De acuerdo con la organización, la campaña es una iniciativa con la que buscan “desmantelar el corrupto sistema de justicia penal estadounidense construido para oprimir a los latinos y las personas de color”.

La iniciativa surgió, según Juan Cartagena, presidente y consejero delegado de Latino Justice, “por la profundidad del problema. Este país encarcela más personas per capita que cualquier otro país y aparentemente refleja un deseo, un apetito insaciable de castigar y castigar hasta aún después de que la persona sale de la cárcel”.

“Este sistema penal tiene consecuencias delicadas, importantes para nosotros, que no acaban cuando termina el periodo de encarcelamiento”, señaló el abogado.

Esas consecuencias se reflejan en el migratorio con deportaciones “por un delito bien menor”, en la búsqueda de empleo, en solicitar un préstamo estudiantil, si es una convicción por drogas no puedes vivir en edificios públicos, afecta tu derecho a caminar o manejar sin ser hostigado por la policía o el voto porque en 48 de los 50 estados un delito serio resulta en la eliminación de ese derecho, dijo.

Los afroamericanos y latinos son el 37 % de la población del país, pero componen el 67 % de unos 2,2 millones de personas en cárceles y prisiones del país, cifra que ha crecido en un 500 % en los últimos 40 años por cambios en leyes y políticas, no por cambios en las tasas de criminalidad, de acuerdo a la organización The Sentencing Project, centro de investigación que busca reducir las disparidades raciales en el sistema de justicia penal.

Los latinos tienen dos veces más de probabilidades de ser encarcelados que los hombres blancos, y los afroamericanos seis veces más probable. 

“Como pueblo latino no hemos logrado la capacidad de ser personas activas en cualquier debate en las soluciones de este problema. Muchas veces nos encontramos fuera de esos debates. Eso refleja también que en este país los temas de abuso policial, de la administración del sistema penal muchas veces los categorizan como temas entre blancos y negros y eso es erróneo”, indicó Cartagena

Aseguró además que con los documentales, que ya han presentado en varios estados, la organización busca no sólo educar y concienciar a los latinos, sino “hacerlo de una manera que puedan ver sus rostros reflejados y movilizar personas para que nos ayuden en Latino Justice a reconocer los problemas importantes en sus vecindarios”. 

De acuerdo con el abogado, hablar de descolonizar es un tema que refleja “el poder omnipotente del gobierno de este país que se basa en la superioridad de la raza blanca” y el encarcelamiento es, en su opinión, “una herramienta para la opresión y eliminación de nuestros seres” que han vivido en este país por décadas y que ahora tienen que justificar su presencia.