ANNUNCIO

Latinos menos propensos a dejar de fumar

Los hispanos tienen menos predisposición a dejar de fumar y a recibir tratamientos probados contra el tabaquismo, según un informe dado a conocer por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La agencia dijo que en 2018 más de 3,9 millones de adultos hispanos en el país señalaron que fumaban cigarros, una cifra que equivale al 11 % del total de 34,2 millones de fumadores adultos.

Entre los hispanos, la baja predisposición a dejar de fumar o recibir tratamiento contra el tabaquismo, en comparación con los no-hispanos, tiene que ver con el acceso a proveedores de salud, así como al dominio del idioma inglés y a aspectos culturales.

Aunque dejar de fumar se considera una de las principales causas de enfermedad y muerte que se pueden prevenir, el informe halló que entre los fumadores adultos hispanos hay menos propensión que los fumadores blancos a recibir consejos cuando visitan a un proveedor de atención médica y también menos dados a usar tratamientos para dejar de fumar.

Stephen Babb, autor principal de la investigación y analista de salud pública de la Oficina de Tabaquismo y Salud de los CDC indicó que “estos hallazgos refuerzan la importancia de las iniciativas educativas culturalmente competentes dirigidas tanto a los proveedores como a las comunidades hispanas para ayudar a eliminar esta marcada y persistente disparidad”.

Según la investigación, el consejo de un profesional de la salud sobre este aspecto aumenta el número de intentos de dejar de fumar, el uso de tratamientos y el éxito. Sin embargo, el estudio resaltó que en 2015, los fumadores hispanos que visitaron un proveedor tuvieron menos probabilidades de recibir consejos para dejar de fumar que los adultos no-hispanos.

Entre los fumadores hispanos, solo alrededor de un tercio (32.2%) visitó a un profesional de la salud y recibió consejos para dejar de fumar en el último año, en comparación con más de la mitad (54.7%) de los adultos no-hispanos. 

Según la investigación, a lo anterior puede contribuir las tasas más bajas de cobertura médica, barreras de idioma y culturales entre los hispanos, como la creencia de que los medicamentos para dejar de fumar son ineficaces o peligrosos y que dejar de fumar es una cuestión de fuerza de voluntad.

El estudio puso de relieve que la proporción de adultos que fuman 15 o más cigarros al día fue menor entre los adultos mexicanos y mexicoamericanos que entre los adultos puertorriqueños.Babb recordó que junto al Instituto Nacional del Cáncer, los CDC establecieron en 2013 una línea y un portal dirigido a las personas de habla hispana que brindan asesoramiento gratis y, en algunos casos, medicamentos gratis para ayudar a las personas a dejar de fumar.