ANNUNCIO

La Fiscalía del Estado no permitirá fraudes ni aumento de precios ante crisis del coronavirus

La Fiscalía General del estado advirtió a los residentes que tengan cuidado con el aumento de precios y el fraude al consumidor durante el estado de emergencia declarado para contener la propagación de COVID-19.

La ley de aumento de precios de Nueva Jersey prohíbe aumentos excesivos de precios durante un estado de emergencia declarado y durante 30 días después de su finalización. Con la Orden Ejecutiva No. 103, el gobernador Phil Murphy declaró que Nueva Jersey entró en estado de emergencia, a partir del 9 de marzo de 2020.

“Las empresas que buscan aprovecharse de los consumidores vulnerables durante un estado de emergencia enfrentarán graves consecuencias”, dijo el Fiscal General Grewal. “Las leyes estatales de aumento de precios se aplicarán estrictamente para proteger a los consumidores que intentan mantenerse seguros y tomar medidas para protegerse y proteger a sus seres queridos de la propagación de la enfermedad”.

“Estamos pidiendo a los residentes que denuncien de inmediato a cualquiera que busque obtener ganancias ilegales de la preocupación pública en respuesta a esta emergencia de salud pública”, dijo Paul R. Rodríguez, Director Interino de la División de Asuntos del Consumidor. “La División está investigando activamente informes de aumento de precios y está preparado para proteger a los consumidores haciendo cumplir la ley “.

Hasta la fecha, la División ha recibido aproximadamente 160 quejas de consumidores que alegan un aumento de precios u otras prácticas injustas relacionadas con la preocupación del público sobre COVID-19. 

Los investigadores están inspeccionando las tiendas y otras empresas en respuesta a las quejas de los consumidores. El estado de emergencia impone restricciones a los aumentos de precios en todos los productos y servicios de consumo. Hasta ahora, la División ha recibido la mayoría de las quejas sobre los aumentos de precios en máscaras quirúrgicas, productos de limpieza, como desinfectantes para manos, aerosoles y toallitas desinfectantes, así como alimentos y agua embotellada.

La División también está revisando informes de empresas que venden productos peligrosos de salud y / o saneamiento caseros, e insta a los consumidores a tener cuidado con las mercancías mal etiquetadas. 

También se insta a los consumidores a tener cuidado con los anuncios en la tienda o en línea de productos que afirman curar o prevenir COVID-19 u otras ofertas y solicitudes relacionadas con la enfermedad.

Los aumentos excesivos de precios son ilegales durante un estado de emergencia. Un aumento de precio excesivo es cualquier precio que exceda el 10 por ciento del precio que se vendió el producto o servicio durante el curso normal de los negocios antes del Estado de Emergencia.

 Si cree que está ocurriendo un aumento de precios, comuníquese con la División de Asuntos del Consumidor al (973) 504-6240. Se ha configurado un buzón especial de correo de voz para atender las quejas relacionadas con el aumento de precios relacionado con COVID-19. También se alienta a los consumidores a presentar quejas en línea visitando el sitio web de la División.