ANNUNCIO

Alertan posible deportación masiva de “‘dreamers’”

Un grupo de congresistas demócratas alertó que el Gobierno del presidente Donald Trump prepara la deportación masiva de “soñadores”, los jóvenes inmigrantes que llegaron como indocumentados de niños junto a sus padres y que han estado amparados por el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Estamos profundamente preocupados de que la Administración Trump esté preparando deportaciones masivas de ‘dreamers’, los jóvenes inmigrantes que crecieron en Estados Unidos y no conocen otro hogar”, escribieron los senadores Dick Durbin y Kamala Harris, y la representante Ayanna Pressley en una carta dirigida al secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

En la carta, divulgada por Durbin y suscrita por un total de 36 senadores y 87 representantes, los legisladores piden a Wolf “urgentemente más información sobre los planes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para deportar a los beneficiarios de DACA”.

Según Durbin, muchos soñadores han informado de que han recibido notificaciones de que sus casos de deportación se han reabierto recientemente.

Agregó que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) emitió una declaración en la que confirmó que los casos de deportación de los beneficiarios del DACA que se habían cerrado administrativamente se reabrirán, y que esto “está ocurriendo en todo el país y no es algo aislado de un estado o región en particular”.

La Corte Suprema estudia actualmente la legalidad de la intención del presidente Donald Trump de acabar con este amparo migratorio impulsado por el expresidente Barack Obama (2009-2017) e interrumpido en 2017 por la actual Administración. Se espera que el alto tribunal se pronuncie sobre el tema en junio.

“Solo el Congreso puede proporcionar una solución permanente para los ‘dreamers’, pero si la Corte Suprema permite que la derogación de DACA del presidente Trump se mantenga, el destino de los ‘dreamers’ estará en sus manos”, escribieron los legisladores en su carta a Wolf.

“Depende de usted utilizar los recursos limitados del DHS para deportar a estos jóvenes inmigrantes que han beneficiado a Estados Unidos de innumerables maneras a través de sus talentos, trabajo duro y servicio”, agregaron.

Según el senador Durbin, más de 800.000 soñadores se han acogido al programa DACA, con lo que “están contribuyendo a nuestro país como soldados, enfermeras, maestros y propietarios de pequeñas empresas, y de muchas otras maneras”.

“Ahora, como resultado de la decisión del presidente Trump, estos ‘soñadores’ podrían perder su permiso para trabajar y ser deportados a países que apenas recuerdan”, insistió el legislador. 

EN PELIGRO LA RENOVACIÓN DE DACA

Las solicitudes de renovación de los “soñadores” pueden quedar en el limbo a raíz del cierre de las oficinas de inmigración a causa del coronavirus, advirtieron activistas y expertos.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) anunció que cerraba las puertas de sus oficinas hasta el próximo 1 de abril como parte de las estrategia para contener la propagación COVID-19, aunque el temor es que ese plazo se prolongue dada la rápida propagación de la enfermedad por el país.

El anuncio añadió una nueva preocupación a estos jóvenes que llegaron al país cuando eran niños y que desde el pasado 12 de noviembre esperan por una respuesta de la Corte Suprema sobre DACA, algo que se podría producirse en las próximas semanas, quizás antes de que las oficinas de USCIS abran de nuevo.

Ese 12 de noviembre los magistrados del Supremo escucharon los argumentos a favor y en contra de la intención de la Administración de Donald Trump de acabar con este amparo migratorio.

El beneficio de DACA -que no otorga residencia permanente sino un “estatus legal” temporal- evita la deportación, concede autorización para viajar fuera de Estados Unidos y viene acompañado por un permiso de trabajo y un número de Seguro Social.

LOS PROCESOS EN PAUSA 

“Los cierres de oficinas están dando lugar a una pausa en las renovaciones, dejando potencialmente a los beneficiarios de DACA en el limbo, sin autorización de trabajo, lo cual podría resultar en desempleo”, señaló Randy Capps, director de investigación para programas de EE.UU. del Migration Policy Institute (MPI).

Capps apuntó que los “soñadores” no deben ser sometidos, sin embargo, a “detención o deportación” y explicó que aunque para la renovación del DACA no se requiere entrevista, los solicitantes sí deben acudir a un control biométrico en las oficinas de inmigración.

A juicio de Capps, no solo resultarían afectados los “soñadores”: los solicitantes de asilo, quienes busque su residencia (también conocida como “green card”) o su nacionalización.“Adicionalmente, los juramentos de nacionalización han sido suspendidos”, mencionó.