ANNUNCIO

Supremacistas blancos siguen aumentando

Los grupos de supremacistas blancos han aumentado en más de un 50 % desde que Donald Trump asumió la Presidencia, de acuerdo a un informe difundido por la organización Southern Poverty Law Center (SPLC, en inglés).

En su informe anual “Un Año de Odio y Extremismo”, en el que detalla la presencia y actividad de grupos extremistas, el SPLC identificó a 940 “organizaciones de odio” en Estados Unidos.

“En 2019, el tercer año de la presidencia Trump, hemos documentado una amenaza continua y creciente para la democracia: un movimiento supremacista blanco que está creciendo y que está vinculado a una serie de ataques racistas y antisemitas, y que ha coincidido con un aumento de los delitos de odio”, dijo en una rueda de prensa Lecia Brooks, portavoz del SPLC.

El informe resalta que el porcentaje de grupos supremacistas blancos aumentó en un 55 % desde 2017, cuando la campaña de Trump “impulsó” a este movimiento al ver al mandatario como un “avatar de sus preocupaciones y ansiedades por los cambios demográficos del país”.

“Los nacionalistas blancos representan una amenaza para nuestra seguridad nacional y para la democracia pluralista. Es una ideología virulenta y profundamente autoritaria que infecta nuestra sistema político con miedo y resentimiento”, resume el documento, en el que destaca que “la amenaza del aumento de la violencia es real”.

El reporte, disponible en internet y que incluye un mapa interactivo sobre la presencia de estos grupos por estado, advierte del creciente sector al interior de este movimiento, denominado “accelerationists” (“aceleracionistas”), que cree que la violencia masiva es necesaria para provocar el “colapso de la sociedad pluralista”.

Respecto a 2018, los grupos de odio activos se redujeron ligeramente en 2019, de 1.020 a 940, principalmente por la desaparición de dos organizaciones grandes y sus capítulos.  

“Eso no significa que no estemos viendo un creciente movimiento de extremistas. Hay que recordar que este es solo un barómetro para medir la actividad, hay otros indicadores que señalan que el odio sigue siendo un gran problema en este país. De los 940 grupos listados, la mayoría de ellos tiene alguna forma de ideología de supremacismo blanco”, explicó la portavoz de SPLC.

De acuerdo con Brooks, muchos extremistas blancos están congregándose cada más por internet, donde recaudan fondos, buscan seguidores y esparcen su propaganda, en vez de unirse a organizaciones ya establecidas.

Entre estos sitios se encuentran, por ejemplo, el Daily Stormer y la red social Gab, con más de un millón de usuarios.

El informe de SPLC también advierte que en 2019 se registró un aumento de los grupos antiinmigrantes, el 18 % en relación al año anterior, y un incremento significativo en el mismo periodo de organizaciones anticomunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transgénero, por siglas en inglés), que aumentaron en 43 %. 

“La administración del presidente Trump ha demostrado una clara voluntad para abrazar a estos grupos, sus líderes y su agenda política. Está claro que esta administración continúa invitando al odio a los pasillos del poder y no existe mejor evidencia que en la propia Casa Blanca, donde el asesor Stephen Miller supervisa los asuntos sobre inmigración”, sostuvo Brooks.

Varios senadores demócratas y grupos civiles han pedido el cese inmediato de Miller, conocido por su fuerte retórica contra la inmigración.

Erika Pinheiro, de la organización Al Otro Lado y que también participó en la rueda de prensa, aprovechó la ocasión para criticar las políticas migratorias del Gobierno de Trump, que, aseguró, ha detenido a miles de inmigrantes, separado a familias y ahora no ha tomado las acciones necesarias para preparar a los centros de detención ante la crisis del coronavirus COVID-19.Madihha Ahussain, del Anti-Muslim Bigotry, por su parte, expresó su preocupación por el apoyo que han ganado los grupos extremistas en las redes sociales, especialmente en Facebook, y por la forma en que está movilizando a sus seguidores y convocando eventos en ciudades del país.