ANNUNCIO

La pandemia COVID-19 hace que NJ aumente su confianza en la telemedicina

IAN T. SHEARN | 25 de marzo de 2020 | NJ Spotlight

El gobernador Murphy firma una ley para levantar las restricciones a los servicios de telesalud, pero ¿pueden estos servicios frenar la aparentemente propagación inexorable del mortal coronavirus?

Durante años, el estado de Nueva Jersey se ha mantenido reacio en el campo de la telesalud, incursionando, pero sin comprometerse a usar las nuevas tecnologías para tratar a los pacientes de forma remota. Pero a medida que el virus COVID-19 se propagó en las últimas semanas y el número de muertos aumentó, los funcionarios del gobierno y los proveedores de atención médica en Nueva Jersey y en todo Estados Unidos no tuvieron más remedio que entrar al mundo de la atención médica virtual.

Primero, el Congreso incluyó $ 500 millones para el uso de servicios de telemedicina en su paquete de ayuda de emergencia para el COVID-19 a principios de este mes. Luego, la administración Trump levantó las restricciones sobre el reembolso de Medicare por los servicios de telesalud, lo que permitió de inmediato que se pudieran realizar conferencia telefónica y de video entre médicos y pacientes.

El gobernador Phil Murphy siguió el ejemplo, promulgando medidas temporales que eliminaron una serie de regulaciones que han impedido que los proveedores de atención médica practiquen la telemedicina. Las aseguradoras privadas también aportaron su parte, renunciando a los copagos y pospagos en las consultas de los asegurados, como ya lo había hecho Medicare.

Extender la atención remota a más profesionales

El domingo, Murphy ordenó a varios departamentos estatales que reforzaran el compromiso con la telemedicina, agregando específicamente a estos servicios proveedores de salud mental y salud conductual, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas al grupo de especialistas que pueden participar en consultas a distancias con sus pacientes.

«Esta crisis muestra la necesidad absoluta de formas alternativas para que los pacientes se conecten con los proveedores de atención médica», dijo Linda Schwimmer, presidenta y directora ejecutiva del Instituto de Calidad de la Atención Médica de Nueva Jersey. «Un elemento positivo es que los reguladores a nivel federal y estatal han dejado de lado las muchas barreras burocráticas que anteriormente obstaculizaron el crecimiento de esta parte importante de la continuidad de la atención médica».

El senador estatal Joseph Vitale, el principal patrocinador del proyecto de ley, ha estado pidiendo nuevas leyes de telesalud en Nueva Jersey mucho antes de que llegara el coronavirus. Para el demócrata de Woodbridge, esto era algo obvio. En su opinión la telesalud abordaría el problema de la creciente escasez de médicos y el aumento de la demanda en una población que envejece con más enfermedades crónicas, lo que requiere mayor atención.

De manera repentina, sus argumentos reflejaron la urgente realidad, y su proyecto de ley se convirtió en ley.

«Esto ahora permite que nuestros adultos mayores se queden en casa y se mantengan en contacto con sus médicos», dijo Vitale. “Los protege y protege a nuestros médicos. Es solo una medida inteligente … fácilmente demostrará su eficacia «.

Los resultados de la nueva ley fueron inmediatos y de gran alcance.

Para empezar, permite hacer diagnósticos a larga distancia y dar consejos a las personas que experimentan síntomas sospechosos que pudieran estar relacionados con el COVID-19, protegiendo tanto a los pacientes como a los funcionarios de atención médica del contacto con el virus mortal. También permite el tratamiento de rutina y la protección de los pacientes que no tienen COVID-19.

En estos momentos que se espera que a corto plazo nuestros hospitales se llenen, la salud de médicos y enfermeras del estado es obviamente importante. Los médicos de Nueva Jersey, en particular, tienden a ser personas mayores (60 años o más) y, por lo tanto, están en el grupo de mayor riesgo. (Italia sufrió enormemente por la infección de los médicos). Y con la escasez de máscaras y batas médicas, las visitas virtuales pueden ayudar a preservar el valioso inventario de equipos médicos hasta que se puedan fabricar suficientes suministros.

Consultas remotas

Los médicos ahora están utilizando una serie de plataformas (como Facetime, Skype y Zoom), para comunicarse con sus pacientes por teléfono. Esto les permite primero verificar las identidades de sus pacientes antes de inspeccionar heridas, erupciones y otros síntomas en video en vivo. Muchos de los proveedores de software están eximiendo las tarifas de suscripción durante seis meses. Más importante aún, les permite clasificar a los pacientes por teléfono antes de programar visitas al consultorio.

Hackensack Meridian Health, que dirige elHackensack University Medical Centery el Jersey Shore University Medical Center, comenzó a incursionar en la telesalud hace un año, según el Dr. Thomas Bader, vicepresidente de Calidad Médica. Para ello compraron una plataforma de software, Convenient Care Now, pero el proyecto no había logrado despegar como estaba planeado. En promedio, realizaron 300 consultas por video al mes, afirmó Bader.

A principios de febrero, cuando la pandemia comenzó a tomar fuerza, decidieron acelerar la operación, agregando médicos y otros recursos. Ahora, están haciendo 100 consultas al día. Las personas reciben atención médica inmediata, lo que les ayuda a mantener las camas de la sala de emergencias disponibles para pacientes críticos.

Para reducir el riesgo, Holy Name Medical Center en Teaneck, el área más afectada por el coronavirus en el Estado, ahora está transmitiendo videos de exámenes que realiza un solo médico, a un equipo de médicos externos, según Lawrence Downs, CEO de la Sociedad Médica de Nueva Jersey y directora ejecutiva del Instituto de Medicina y Salud Pública de Nueva Jersey.

El Hospital Universitario Robert Wood Johnson (RWJ) en New Brunswick también se incorporó a esta práctica. El miércoles pasado, el hospital levanto dos tiendas de campaña a fuera de su sala de emergencia, según el Dr. Robert Eisenstein, jefe de atención de emergencia, quien explica la estrategia de esta manera:

En la primera carpa, todas las personas que buscan acceso a la sala de emergencias son examinadas. Las personas con síntomas que no son COVID-19 se envían a la sala de emergencias. Las personas con síntomas graves de COVID-19 son admitidas de inmediato en una tienda de emergencias aislada. Las personas con síntomas menores reciben una máscara y se envían a la otra tienda.

Allí son atendidos ​​por una enfermera, que está completamente vestida con un traje para protegerse de un posible contagio, quien toma y registra los signos vitales del paciente. En la carpa también hay un «video robot» que transmite por video la conversación entre el paciente y un médico que se encuentra en la sala de emergencias. Si el médico quiere escuchar la respiración de los pacientes, usa un estetoscopio electrónico que tiene el robot. Luego de la evaluación el médico determina si el paciente necesita ser admitido y examinado para detectar el virus. Algunos pacientes con síntomas leves son enviados a sus casas con instrucciones para la auto cuarentena que deben seguir.

El objetivo de todo esto es proteger a los pacientes de la sala de emergencias y al personal médico.

«Está funcionando bastante bien», dice Eisenstein. «Estamos atendiendo a unos 40 pacientes por día» a través de un video en la segunda carpa.

Avances en Asia en telesalud

Por innovadora que sea la tienda de consulta médica de RWJ, palidece en comparación con los notables avances de telesalud en Asia, donde China y Corea del Sur están reescribiendo las reglas y prácticas de la atención médica.

En los últimos años, China ha creado más de 150 “hospitales por Internet”, como son llamados.

El mes pasado, funcionarios chinos abrieron el Smart Field Hospital en Wuhan, China, donde comenzó la pandemia. Es el último de más de 150 hospitales por Internet que han lanzado en los últimos años. Desde la perspectiva de un extranjero, la instalación del hospital parecen algo sacado de la ciencia ficción.

El hospital puede atender a 2,000 pacientes, y toda la atención es realizada por robots y otros dispositivos controlados por computadoras. Los pacientes ingresados ​​están conectados a termómetros 5G, que alertan al personal sobre cualquier paciente con fiebre. También se les dan pulseras y anillos inteligentes que miden sus signos vitales, como temperatura, frecuencia cardíaca y niveles de oxígeno en la sangre. Otros robots proporcionan alimentos, bebidas y medicamentos a los pacientes, mientras que otros robots autónomos rocían desinfectante y limpian los pisos.

Corea del Sur, que se ha convertido en el modelo global para combatir la pandemia, también es muy sofisticado con la tecnología. Los ciudadanos reciben alertas de emergencia en sus teléfonos celulares tan pronto como se descubren nuevos casos en sus vecindarios. Hay sitios Web y aplicaciones telefónicas que proporcionan en detalle la hora, medios de transporte y rutas de viaje de las personas infectadas. Las oficinas, los hoteles y otros grandes edificios usan cámaras de imagen térmica para identificar a las personas con fiebre.

Las personas a las que se les ordena permanecer en cuarentena deben descargar aplicaciones telefónicas que alerta a los funcionarios si un paciente se aventura a salir del aislamiento y de hacerlo, son sometidos a fuertes multas. La privacidad personal es evidentemente menos preocupante en Corea del Sur que aquí.

«Hay lecciones que aprender de estos países asiáticos», según el Dr. Soumitra Bhuyan, profesor asistente de la Escuela de Planificación y Políticas Públicas Edward J. Bloustein de Rutgers. “Creo que es necesario aprovechar mejor la tecnología para rastrear los contactos que ha tenido una persona infectada y comprender la propagación de la enfermedad en la comunidad. (Pero) existen algunas diferencias culturales, que hacen que sea más difícil de replicar estos métodos aquí en los Estados Unidos».

Si bien la telesalud actual es una medida temporal en Nueva Jersey, muchos creen que la forma en que Estados Unidos brinda atención médica se está transformando ante nuestros ojos.

«Esto producirá un cambio profundo en la forma en que se practica la medicina», dijo Downs de MSNJ. «El sistema no estaba listo, pero ahora está siendo forzado a adaptarse».

Esta historia fue escrita y producida por NJ Spotlight. Se está republicando bajo un acuerdo especial de intercambio de contenido de NJ News Commons relacionado con la cobertura de COVID-19. Para leer más, visite njspotlight.com. Esta historia fue traducida al español por Reporte Hispano y es proporcionada por el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair.